El maestro Stoppard

tom_stoppard11.15.07_lrg

El año pasado, la Mtra. Edith Verónica Luna tradujo el libro de relatos de Jaspreet Singh Diecisiete Tomates y otras historias de Cachemira, publicado por Páramo ediciones. Su trabajo como traductora es indiscutible, ahora nos muestra un poco más de su labor con esta breve pieza de Tom Stoppard.

Aquí un fragmento:

‘M’ de Mar y mucho más.

De Tom Stoppard

Silencio—un hombre resopla y agita su diario—una mujer hojea un libro y suspira.

NB Un matrimonio, ALFRED y CONSTANCE—clase media, sin hijos, de 45 y 42 años de edad.

CONSTANCE: (Suspira—Piensa:) Macbeth…

(Cambia de página.)

Macedonia…

(Cambia de página.)

Magna Carta Libertatum…

(Cambia de página.)

Malaria…

(Cambia de página.)

Metralleta…

(Cambia de página.)

Moluscos… moluscos…

ALFRED: (Resopla—Piensa:) ‘…la chica, que vestía una falda roja y un suéter negro, solicitó a la corte que su nombre no… sigue en la columna cinco, sigue en la columna cinco…’

(Agita el diario.)

CONSTANCE: (Piensa:)… animal invertebrado… descubrió que las variedades marinas…

(Cierra el libro bruscamente.)

Ya pensé mucho por hoy—Ojalá la letra no fuera tan pequeña… ¿Has visto mis pastillas en algún lado?

ALFRED: Mmmm… (Piensa:) ‘… “en mis treinta años en la judicatura no hubo nada parecido”, agregó. “Mientras existan patanes como tú vagando por las calles, ninguna chica        estará a salvo de…”

(Impaciente) Ah…

(Cambia la página.)

CONSTANCE: (Piensa:) Cinco de febrero, cinco de marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto… seis.

ALFRED: (Piensa:) ‘Una excepcional belleza ¡de una velocidad impactante!’

CONSTANCE: (Piensa:) El viernes antepasado debió ser veintisiete, eso es, porque fue la razón por la que la señora Gilbert no se comió la carne, además la enciclopedia siempre llega el veintisiete y fue cuando llegó el volumen de la M a la N, cuando llamé a Alfred a la oficina para preguntarle qué daríamos de cenar a los Gilbert, así que debió ser viernes veintisiete. Así que el domingo pasado fue veintinueve, hoy es veintinueve más siete que dan treinta y seis, así que debe ser seis, a           menos de que julio tenga treinta y uno, en cuyo caso hoy sería siete, no, cinco. Treinta días tiene Abril, Junio, ¿no? Espera, el viernes antepasado fue veintisiete…

ALFRED: (Piensa:) Es una excepcional belleza con la clásica línea impetuosa…

CONSTANCE: Alfred, ¿hoy es cinco o seis?

ALFRED: ¿Mmm? (Piensa:) ‘…de cero a 120 km/h en nueve segundos…’

CONSTANCE: ¿Cinco?

ALFRED: ¿Cinco qué?

CONSTANCE: ¿Qué día es hoy?

ALFRED: Domingo… (Piensa:) ‘…freno de mano firme y me gustaría un cenicero extra para el acompañante pero, de otro modo…’ (Hacia arriba) Ay, por Dios—sabes que odio que la gente se asome sobre mi hombro.

Traducción de Edith Verónica Luna.

Advertisements

One thought on “El maestro Stoppard

  1. As usual, this is another master piece from my dearest niece! Many thanks for sharing it with me! Kind Regards, Cecilia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: