Calypso, monólogo del Viejo

javi1- Potro salvaje

Fragmento de Calypso,

XX

VIEJO ¿Tú eres mi hijo? No, no lo eres. ¿Me pueden ayudar a buscar a mis hijos? Hace días que no los veo y estoy preocupado. He caminado por muchos lugares pero no logro encontrarlos, corro como un maratonista y los busco pero no hay ningún lugar nuevo donde buscarlos. Corro a gran velocidad, paso por encima de las vallas, por encima de lo que sea, nada me detiene. No estoy perdido, sólo intento encontrarlos. Me ahoga esta ropa, deseo arrancarla. Corro, lo dije… Corro hasta perderme entre el viento como si fuera polvo que luego descansa bajo los árboles. Soy un potro, señores. Un potro salvaje que huye de los campos, de los establos y que deja sus huellas hundidas en el lodo, que quiebra el asfalto cuando lo pisa, cuando lo hiere, soy esa bestia recia que puede arrancar su sexo para luego devorarlo y guardar silencio por siempre. Pero hoy no puedo galopar más, correr más. Me pesan los brazos, me duelen los ojos de tanto buscar el rostro de mis hijos y lo único que veo son las paredes de los edificios, pardos edificios, llenos de cristales que todo reflejan sin decirme dónde estoy, dónde están, nada más. Me estoy ahogando hundido en esta ropa, necesito desgarrarla, acabar con ella, arrancarla sin miedo para luego prenderle fuego. Quiero ser una madre, tener en mi vientre a mis hijos para no dejarlos escapar de mi lado y cuidarlos, darles de mamar mis pechos, alimentarlos al nacer, que gruñan cuando me vean. Pero no soy una mujer y mi sexo estorba, dice que soy un hombre de carne y hueso que necesita de la vejez para animarse a ser un trozo de carroña, que los demás detesten. Me ahogo, doy bocanadas sin atrapar el aliento. No queda nada de mí… cuando muera, con el último suspiro se borrará mi historia, un hombre más sobre la tierra vuelto polvo o lodo que fácil sacuden de su rostro los demás, ni siquiera un recuerdo.

2009, HH

Obra ganadora del Premio Nacional de Dramaturgia Gerardo Mancebo del Castillo 2009

Advertisements

One thought on “Calypso, monólogo del Viejo

  1. Calypso fue una gran compañera de viaje y mi único motivo de celbración durante las dos semanas más largas de mi vida, cuando resultó ganadora del premio. Le tengo un cariño muy especial, viví la incertidumbre y desesperación del VIEJO mientras hice y deshice maletas una y otra vez. HAHD sabes que te admiro. Pero lo mejor apenas viene…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: