Siglo, un fragmento

FOG, Timothy Fadek

Fragmento de Siglo, obra publicada por Ediciones El Milagro, 2008.

Un hombre habla…

CALOR…
Todo es fuego.
Todo es lumbre.
Todo es una inmensa estancia que da vida
a piezas de barro que se extinguen
por el paso del tiempo y del sol.
Es enorme el reloj que da giros al universo
a lo largo de la eternidad.

Rápidas imágenes de musulmanes
orando.

Todos los caminos se unen entre las llamas
que se ven a lo largo de las veredas del desierto
y es ahí donde solamente
la verdad puede aparecer.
Mi padre decía que en los caminos del desierto se
comprende el delirio del infierno,
de ese lugar común donde todos los hombres
deben morar por lo menos una vez en la eternidad,
para que comprendan por qué el llamado cielo es
tan sólo una transición al olvido.
Cuando se nace se debe de nacer mirando al cielo,
para no olvidarlo cuando se muere.
Siempre existe la posibilidad de que, cuando
se muere, quede uno boca abajo.
Creo que me dio a luz alguna bestia que sangraba calor,
que sangraba ardores que la hacían gritar;
una hembra que se montaba en mi padre,
hasta hacerlo erguir su sexo para que la ayudara a darme la luz.
No tengo un odio y soy el odio que camina en el vacío
ardiente de la piel del mundo.
Me da risa el bosque,
me da risa la nocturna nieve
que apacigua el espíritu volviéndolo idiota.
Me dan lástima los árboles que,
como falos,
descansan derramando
un aire que no sirve en un mundo que devora todo.
Cuando nací supe que moriría pronto derribado
entre algún montículo de batallas.
Una batalla a los cuatro años.
Me gustaría ser un suspiro que arda y queme el rostro
de alguien que pase por este camino desértico.
Los fantasmas del desierto nos llevaron.
Nos llevaron con ellos en sus vientres sin dejarnos descansar.
El camino era largo y todos íbamos ahí,
perdidos como una gota de agua que intenta elevarse al cielo;
pero el cielo no tiene nubes
y esta gota es tan diminuta que jamás creará una tormenta.
La guerra,
según lo que había escuchado,
no dejaba a nadie vivo.
Papá se equivocó,
cuando se muere hace demasiado frío.

El hombre desfallece.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: